como saber si el jamon esta en mal estado

Cómo saber si el jamón está en mal estado

¿Te ha pasado alguna vez que has abierto un paquete de loncheado de jamón, lo has dejado en la nevera y, cuando has ido a comértelo, tenía un aspecto raro? Si la respuesta es sí y quieres descubrir cómo saber si el jamón está en mal estado, no te preocupes, ¡en Enrique Tomás te vamos a dar algunas pistas!

Cómo puedo averiguar si el jamón está en mal estado

El jamón ibérico es uno de nuestros productos más internacionales y para conseguir que su sabor y textura sean perfectos cada pieza ha tenido que ser cuidada y mimada durante mucho tiempo.

En Enrique Tomás supervisamos nuestro producto desde el principio. Observamos primero la gestación y el desarrollo del cerdo, después la producción y el secado del jamón y, por supuesto, por último, cuidamos el traslado de las piezas hasta nuestras tiendas y las condiciones en las que los guardamos. Si hacemos todo este trabajo es porque queremos que cuando te lo lleves a la boca disfrutes de todos sus matices y por eso nos preocupamos de expandir la cultura del jamón, para que tengas toda la información necesaria y lo conserves como corresponde. Si te estás preguntando cómo saber si un jamón está malo, no te preocupes, ¡te vamos a ayudar!

como conservar un jamon deshuesado

Un ejemplo básico

Por ejemplo, imagina que has comprado un pack de loncheados. Lo primero que tienes que saber es que, mientras esté cerrado, no se va a poner malo. Basta con que lo guardes en la despensa o en cualquier otro lugar oscuro y seco con una temperatura de entre 17 y 21ºC pero, ¿qué pasa al abrirlo? La cosa cambia.

Si ya has empezado tu pack de loncheados y no te lo has terminado, es importante que lo conserves correctamente. Lo mejor es meterlo en una fiambrera hermética donde esté más protegido del oxígeno y esta colocarla en la nevera, así evitarás tener jamón en mal estado.

Si, por lo que sea, han pasado muchos días y cuando has ido a por tu pack las lonchas que te quedaban están secas... Será mejor que no te las comas, no al menos con pan. Si solo han perdido un poco de su jugosidad puedes utilizarlas para hacer unas croquetas de jamón ibérico cremosas pero si, por el contrario, se han oscurecido y endurecido mucho, será mejor que te olvides de ellas.

También puede ocurrir que veas que a tu jamón le han aparecido unas manchas blanquecinas, pero hay que tener en cuenta un pequeño matiz. Si ves unos pequeños puntos blancos en el jamón nada más abrir el paquete o cuando acabas de comprar tu pack de loncheados no son señal de mala calidad, ¡sino todo lo contrario! Estos puntos blancos son cristales de tirosina, uno de los 20 aminoácidos que forman las proteínas, y se forman durante la maduración. Si estas están es porque el jamón se ha curado correctamente.

Sin embargo, si tu pieza ya lleva unos días abierta y le han aparecido estos puntos blancos después... No te lo comas. En estos casos seguramente se trate del conocido como ácaro del jamón o 'piojillo' y puede ser perjudicial para la salud. Por mucho que nos duela decir esto, lo mejor será que lo tires porque seguramente tendrás jamones en mal estado.

Por último, hay que tener en cuenta que el olfato también te puede servir como pista. Si notas que huele muy fuerte, olvídate. Por lo tanto, si quieres saber si el jamón está en mal estado todo lo que tienes que hacer es fijarte en el color de la carne, su olor o su jugosidad. No hay que dejar los packs de loncheados en la nevera durante mucho tiempo y, a la mínima sospecha, o cuando veas que tu ibérico tiene un aspecto raro, deshazte de él y compra un paquete nuevo. ¡Solo así te asegurarás de comer siempre una carne de primera!

Comentar

Tenga en cuenta, los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.