El uso gastronómico del jamón

El uso gastronómico del jamón

El jamón es un producto indispensable dentro gastronomía española y en los últimos años se ha convertido en un reclamo en todo el mundo. En los hogares españoles, es de lo más habitual poseer una pieza entera de jamón en casa e ir cortando día a día. A la vez, se trata de un producto imprescindible para cualquier ocasión especial. Tener una pieza de jamón entera en casa cada vez es más común de lo que parece y se está extendiendo en los hogares de todo el mundo. En este post vamos a hablar del uso gastronómico del jamón y cómo tratar este producto si lo tienes en casa.

El jamón en la gastronomía española

Que el jamón está íntimamente ligado a la gastronomía y a la cultura española es un hecho indiscutible. Son muchos siglos los que han pasado desde que el jamón forma parte de la cocina española. Hoy en día es uno de los “manjares” que se ofrece en casi todos los restaurantes y bares del territorio como tapa y, por supuesto, la mayoría de españoles y españolas tienen este producto en casa. Seguidamente, te contamos como cuál es la manera óptima de consumirlo para disfrutar de su sabor, aroma y textura al 100%. ¡Sigue leyendo!

El uso gastronómico del jamón en casa  

Primero de todo, para consumir jamón es imprescindible conocer perfectamente este producto. En Enrique Tomás, te vamos a sacar de dudas. Y después, hay que tener en cuenta factores como la temperatura de consumo, el corte y la conservación.

Qué es el jamón

El jamón es “la extremidad posterior del cerdo curada con sal y con tiempo”. Elaborar un jamón puede costar hasta cinco años de dedicación, desde la atención y el cuidado de los cerdos para que crezcan sanos y fuertes, pasando por la conservación bajo unas condiciones muy concretas y su curación. Por ese motivo, se trata de un producto selecto y de calidad. Un alimento que, como decimos en Enrique Tomás, no sirve para quitar el hambre si no que debe proporcionarnos placer.

Temperatura de consumo

Cuando adquieres una pieza de jamón entera, ésta ya se encuentra en su punto óptimo de consumo. ¡Ojo! Además, tienes que tener en cuenta que se trata de carne curada, por tanto, el jamón es un alimento que se come completamente crudo, sin manipularlo ni cocinarlo.

La temperatura ideal de consumo del jamón oscila entre los 20 y los 25ºC. Si tienes una pieza entera, puedes empezar a cortar y consumir directamente, pero en el caso que tengas el jamón loncheado y envasado al vacío en el frigorífico, ten en cuenta que debes sacarlo unos 15-20 minutos antes para que adquieran la temperatura ideal en el momento de consumo. Un truco para saber si las ya han alcanzado la temperatura óptima es que se separan mucho más fácilmente.

Cortar jamón

El corte es otro de los elementos imprescindibles para tener en cuenta si compras una pieza entera de jamón. El hecho de “cortar jamón” se convierte en un auténtico ritual para algunos de los apasionados por este producto. Hay que tener en cuenta que, si nunca has cortado jamón español o te sientes inseguro o insegura, puedes escoger entre los productos loncheados de Enrique Tomás, de la misma calidad y cortados y envasados al vacío.

Si por lo contrario, te interesa aprender, lo primero que debes saber es que necesitas los utensilios básicos para el corte: el jamonero, el cuchillo jamonero y la broca. Y a partir de aquí, sigue nuestros consejos a través del blog: “Cómo cortar jamón” o aprende con uno de nuestros vídeos tutoriales.

https://youtu.be/p9i7XbMFnPM

Conservación del jamón

Si tienes una pieza entera, y aún no la has abierto, conserva la pieza colgada, sin la malla ni el papel sulfurizado, en un lugar oscuro y fresco. Recuerda que una vez llega a tu casa está en su punto óptimo de consumo, por lo que es recomendable empezarla cuanto antes. Una vez abierta, te recomendamos cortar un poco cada día para que su sabor, color y textura se mantengan intactos en el tiempo. Es importante que una vez finalizado el corte NO cubras la parte cortada con su propia grasa, sino con un film transparente o un paño de algodón limpio sin pelusa, hasta el próximo uso.

En el caso que tengas el jamón loncheado y envasado al vacío, nuestra recomendación es que lo mantengas en refrigeración entre 3 a 8ºC. Una vez abierto, el proceso de vacío ya se ha roto por lo que es recomendable que te comas el jamón tan pronto como puedas.

Si sigues estos consejos, disfrutarás al máximo de la intensidad de sabor y aromas del jamón. Para más información consulta nuestro post: “Conservación del jamón: preguntas frecuentes.”

Recetas con jamón

Aunque no es óptimo cocinar el jamón, sí que es posible añadirlo a tus recetas en su estado natural. Te recomendamos agregarlo en los últimos pasos como topping o condimento, ya sea en forma de lonchas o en forma de taquitos o virutas. Este producto exquisito les aportará un valor añadido a tus platos, añadiéndole sabor e intensidad. En nuestro blog encontrarás ideas de platos y propuestas de recetas de todo tipo.

Si aún te quedan dudas sobre el uso gastronómico del jamón, consulta las “FAQ del jamón” y verás como te conviertes en todo un experto o experta sobre este producto.

Comentar

Tenga en cuenta, los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.