que embutidos puede comer una embarazada

¿Qué embutidos puede comer una embarazada?

Si estás en tus primeras semanas de embarazado seguramente hayas escuchado ya aquello de “es recomendable que no comas ibérico o embutidos” pero, ¿por qué? ¿Qué embutidos puede comer una embarazada y qué embutidos no? En Enrique Tomás te lo vamos a explicar detenidamente para cuidar de tu salud y de la del pequeñín o pequeñina que está en camino, ¡empezamos!

¿Por qué no es recomendable comer jamón y embutidos?

Cuando una mujer se queda embarazada su doctor la somete a un análisis sanguíneo con el que determinará a qué enfermedades está más expuesta la futura mamá, y la toxoplasmosis es una de ellas.

Esta afección es una enfermedad parasitaria que puede contraerse al comer carnes crudas o semicrudas, alimentos en mal estado, agua no potable o por la manipulación de heces de gato sin protección y, aunque a lo largo de la vida de una mujer la toxoplasmosis puede manifestarse sin que ella se dé ni cuenta, durante la gestación hay que ir con cuidado porque puede ser peligroso tanto para la mamá como para el bebé.

A fin de evitar correr riesgos, los médicos recomiendan no comer jamón o chorizo, salchichón y lomo durante el embarazado pero, ¿bajo ningún concepto? Dependerá de los resultados del toxo-test, la prueba que determina si una mujer ha sufrido antes esta enfermedad o no.

como preparar una tabla de embutidos

Si la mamá da positivo en el toxo-test y, por lo tanto, su cuerpo ya se ha enfrentado a este parásito, no pasa nada porque solo se puede contraer una vez. Vas a poder comer jamón o embutido sin ningún problema. No obstante, si el resultado del test es negativo significa que la madre no ha pasado esta enfermedad. En este caso la futura mamá tiene que evitar contraerla a toda costa porque si su sistema inmunitario sufre la aparición de este parásito y no puede defenderse no solo ella estará expuesta, también podría estarlo el feto. El bebé puede sufrir toxoplasmosis congénita lo que puede provocar desde fiebre hasta ceguera.

En este caso NO hay que comer jamón o embutidos bajo ningún concepto ni siquiera si han sido congelados previamente, ¿por qué? El parásito de la toxoplasmosis no puede sobrevivir a temperaturas inferiores a 20ºC bajo cero durante más de dos días o a 10ºC bajo cero durante tres días pero, aunque las probabilidades de matarlo son altas, no son 100% seguras.

A fin de evitar peligros innecesarios no comas ibérico porque la curación es un proceso de conservación, no de cocción y, por lo tanto, el jamón y los embutidos son carnes semicrudas con las que se puede contraer este parásito.

Pero entonces, ¿qué embutidos puede comer una embarazada que ha dado negativo?

Está claro que tu dieta va a sufrir ligeros cambios y uno de ellos es que, por ejemplo, durante la gestación vas a tener que prepararte otro tipo de bocadillos. El jamón o pavo cocidos acompañados de tu queso favorito son una opción, eso sí el queso no tiene que ser fresco. Si necesitas más información sobre cuáles son los embutidos saludables, en Enrique Tomás te los ordenamos de más a menos sanos.

Ten en cuenta que es un sacrificio que tienes que hacer solo durante nueve meses y a cambio tú y tu bebé vais a gozar de una salud de hierro. ¡En cuanto veas su carita verás cómo ha valido la pena! Por lo tanto, ¿qué embutidos puede comer una embarazada? ¡Sigue nuestras recomendaciones y todo irá bien!

Comentar

Tenga en cuenta, los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.